Seguir El Claro del Hada

"No hay ensayos generales en la vida."

jueves, 18 de noviembre de 2010

Tiempos de cambios, insignificantes.



Siento tus manos resbalando por mi, al ritmo que va sonando esta vieja canción. Cada noche que las estrellas brillaron sobre nosotros, el tiempo se paró en seco y, dejó sus habituales prisas por una vez para echarnos de cerca un vistazo.
Cuando entendí que eras real todo se dio la vuelta, para volver otra vez a su sitio cuando no estás.
La suavidad de tus labios es como una seda que se cobra cara, una trama perfecta de hilos que me recuerda a las brisas nocturnas de agosto.
Mueves las cuerdas que están cosidas a mi boca, recreando sonrisas y llantos que nos devuelven a veces a la realidad.
Se hubiera pintado el más perfecto cuadro cada vez que tus manos han pasado por mi espalda, mientras el ápice de luz que entraba en el cuarto intuía nuestras siluetas, marcándolas como una.
Se que detrás del telón de color negro, se esconde todo lo anhelado.
El ritmo de tus palabras nunca ha dejado de sonar a gloria y a paz.

1 comentario: