Seguir El Claro del Hada

"No hay ensayos generales en la vida."

miércoles, 27 de mayo de 2009

El aire de nuestro mundo en verso libre.


¿Cómo describir la infelicidad total?
Cuando ese rayo fulminante vuelve a pasar,
cuando tu mente ha vuelto a delirar
cuando parece que vuelvo a respirar.


Llamo a la puerta de mi otra dimensión,
donde suelo perder la cabeza,
donde no hay señales de civilización,
donde cada noche sólo suena mi canción.


Me quito mi máscara de sonrisa artificial,
para mostrar una más natural,
nadie presencia este momento,
tampoco siento esa necesidad.


Veo este mundo tan distante,
sin deseos de estar de vuelta,
lo miro con tristeza al andar y antes,
de alejarme del todo, alzo mi bandera.


Y al fin puedo llorar sin miedo,
y sale todo lo que no pude contar,
un llanto con tintes azules,
sólo puede traer felicidad.


Me tumbo a contemplar mi inmenso cielo
desde aquí se ve más cerca el firmamento,
las nubes no impiden la visión,
tan transparentes como el corazón.


Comienza la desconexión,
de mi corto viaje a la ilusión,
respiro el poco aire que queda,
antes de decir adiós.


He vuelto a este valle de recuerdos,
a este puente a la melancolía
a este tren sin paradero,
a ver sin más, como pasan los días.



martes, 26 de mayo de 2009

Al Margen de todo.


Suerte, la del cambio que supone para uno el darse cuenta,
de que estar (normalmente) al lado de un círculo,
pero sin estar dentro de él,
no suponga necesariamente el olvido,
sino el marcar el camino que queremos tomar,
y elegir, de forma más personal ciertas cosas.


¿Quién puede entender a lo qué me refiero?
Sólo quien haya elegido estar simplemente al lado del círculo,
o quien involutariamente no haya entrado,
y haya sabido aceptar las consecuencias,
pero también apreciar los privilegios que, a veces eso supone.


No siempre esta situción debe anexioanrse con la soledad,
y si así es, saber aprovecharse de esa soledad,
y si es lo único que uno tiene, agarrarse fuerte a ella,
puede ser la peor enemiga en algunas noches,
pero nada, reitero, nada, nos permitirá conocernos mejor.


Un largo paseo sin nadie caminando al lado,
ser expectador en una mesa de un bar de copas,
contemplar una noche de verano sentado sólo,
pueden ser mejor terapia de tranquilidad y paz,
que la sesión mejor pagada a un psicoanalista.

Al fin y al cabo, sí estás en ese círculo,
acabarás en otro, y luego en otro, y luego en otro...
Y al final, ¿Qué nos queda? sino un recuerdo de juergas pasadas y,
no, no es un buen tiempo de cambios.

Prefiero, seguir al margen, al seguir el camino asfaltado,
pintado, delineado, medido...

Quizás nuestra mejor obra de arte, sea pintar ese camino,
donde cada rayón, se una parte de nuestra historia.
( de nuestra propia historia)

Los gatos caminan sólos.

lunes, 25 de mayo de 2009

lunes, 18 de mayo de 2009

Off

Pienso que cada recuerdo es una explosión, y cada explosión deteriora un poco más.
Y cuando el cuerpo se separa del alma, para que esta pueda encontrar un lugar mejor, y el cuerpo se vuelve automático, y la echa de menos, pero no la supo cuidar, y ahora llora, pero no vuelve.
Y la última vez que sonrió, también se desvaneció su sonrisa, con el fuerte viento de Marzo, la arrancó de su rostro, y la felicidad, (nunca mejor dicho) se fue a tomar...viento.
Y harta de escuchar sus propio gritos, los ahogó en un tarro de agua, y lo cerró para que nadie lo escuchara.
Y todo lo que ve le parece horrible, pero sin ganas de hacer nada por arreglarlo...una mirada de odio siempre es mucho mejor, y más sencillo.
Y como tiempo atrás, vuelve a mirar al cielo, pero esta vez sin esperar a que el de arriba mire hacia abajo por una vez.
Y no encuentra nada mejor que hacer que sentarse debajo de un árbol, para volver a contemplar miles de ocasos.
Y esta noche, como otras muchas, se le ocurre lanzar otra fulminante mirada a través de la ventana (abierta, por cierto) con intencones de apagar todas las farolas.
Siempre pensó que se está mejor con la luz apagada, y qué mejor momento que este.

martes, 12 de mayo de 2009

Defíneme sin ti.

Los espacios ahogados en largos silencios, convertidos en extensas lagunas. El ritmo de tus palabras, (a veces en forma de susurro) es la armonía de una ídilica canción antigua, tan antigua como el aire que golpea tu ventana cada noche.
Una ciudad perfecta...podrían ser tus marcados silencios.
Un perfecto castigo...tus ojos inundados.
Una pincelada, no lleva la misma admiración si no va acompañada del recuerdo, o lo que es lo mismo, tu ausencia, pero las pinceladas las cancelé, hace ya bastantes tardes.
La nube que siempre descarga encima de mí, llega a ser agradable si no estás del todo lejos. Una manía tan tonta como...buscar tu constelación en el cielo, todo el tiempo, deja de ser una manía, cuando la encuentro, siempre la encuentro, deben ser todas...
Mis cortes bruscos con la inspiración, mis rechazos a la alegría, mis noches llenas de humo; todas, las guardé en una caja, guardada cuidadosamente en el último cajón, en el centro, en la parte trasera, aún así la encontraron, y el humo se escapó.
Y con el se escaparon mis ideas, mis intenciones, sueños no porque no tengo, y algún que otro esfuerzo. ¿A dónde fueron? A ningún sitio, esas cosas se disipan, pero la magia no,TU magia, no, ni tus noches, ni tus claves (sí, es lo que estás pensando)
Qué ocurrirá mañana, cuando vuelvas a abrir los ojos y descubras otra vez el mundo que... no, cuando el mundo te descubra ti, y como cada amanecer, tenga sentido un día más.

Indefinible.

domingo, 3 de mayo de 2009

Delirios II (en verso)

Lástima, que noches tan fabulosas como estas,
coincidan en este día,
que no pueda...ver esa mística mirada,
que nose me ocurra nada mejor que decir...

Que siga sin volver la inspiración,
que no todos los recuerdos sean bien recibidos,
que se mezclen tantas cosas,
que cierta tristeza, a ratos, aún golpée con intensidad.

Que las palabras que te dedico, no sean para siempre,
que no te imagines, nada de lo que está ocurriendo,
que me asuste lo que va a ocurrir,
que no ocurra nada bueno.

Lástima, que no me guste lo que estoy escribiendo,
pero quizás necesite hacerlo,
hoy, igual que otros muchos días, todo se cae,
pero a diferencia de otros muchos...

Nose.