Seguir El Claro del Hada

"No hay ensayos generales en la vida."

lunes, 4 de junio de 2012

Apocalipsis del sol tardío

Como pétalos de almendro escurriendo entre tus manos,  me descubro a cada instante tras tu sombra, tras tus trazos. Nos observan las estrellas desde mares más lejanos, nos vigilan los relojes de los tiempos descontados. Arcángeles y lluvia, otra noche, otro tornado, una vez bajo esa luna, fuimos amantes en vano. Hijos de un beso sin alma, besos de sangre escarchada , hubo cenizas latentes, hubo prósperas mañanas... Amanecí entre nubes ocres, vuelve el cielo a estar en llamas.

jueves, 31 de mayo de 2012

La vida: sus días contados.

En una tarde en clave de sol, hoy me he sentado junto a la sombra de los agujeros de nuestro pasado. Soplan vientos desconfiados. Distingo en el cielo entre nubes y claros, el trasfondo gris de un cielo agotado. La urbe intoxica, me intoxican sus tramos, sus mismos paseos, por rejas vallados.
No han sido precisos, los vientos de mayo, sus lluvias, sus sombras, sus llantos, sus rayos.
No han sido acordados, los sueños pactados, no fueron oídos, los ecos de tantos.
Se mueren las flores, se esconden los pájaros, desciende la lluvia, se secan los charcos.
No habrá más lirios, ni vuelos, ni cantos, ni estrellas que mirar, ni mañanas, ni ocasos. Nos queda el recuerdo, de haber presenciado, el olor de la hierba, el tacto de tus manos...

martes, 22 de mayo de 2012

El velero bajo tierra

En el reducto de mis sueños, una sombra translúcida deja entrever los enrevesados senderos a tus lágrimas de nieve (...)
Me azotan a veces los restos del naufragio, aún noto mi ropa mojada, con el olor de las olas que nos empujaron a esta orilla de arena oscura, a esta isla desierta. La supervivencia no es siempre la mejor opción.
Me dieron la mano las agujas del reloj del contratiempo, me agarré a los lienzos de los que tanto huí, me liberé en un cuarto oscuro y firmé mi sentencia de prohibido recordar. Me dejé llevar por las vías de la evasión  y cerré los ojos y caminé a tientas entre mi pasado, cuidándome de no rozar tus contornos.
Esta vez destruí la puerta por la fuerza, me agoté de buscar llaves de cartón, de encontrar claves que nunca son....

jueves, 10 de mayo de 2012

La lluvia interior


No tengas miedo a las palabras llovidas, de su eco, de su olor,
teme más las venideras, con su ego, su dolor.
No habrá niebla suficiente, para ocultar tu rostro gris, el día en que te marchaste, fue la noche en que morí.
Han paseado sus dueños, desde entonces sus almas errantes, atadas con sus cadenas, por si gritan, con bozales.
Y seguimos, alienados, abrazados al pasado, ignorantes al presente, el futuro recordamos, con la rabia entre los dientes.
Se han marchitado las rosas, desde aquel mes de diciembre, se han resbalado las gotas, que lloraban por tu frente, que empaparon mi vestido, nos hicieron inocentes...
Hoy la niebla se ha ido, esta noche ya no llueve, y estaremos escondidos, si me buscas donde siempre... Donde el mundo no hace ruido, donde somos transparentes, donde nos lleven las aguas de lluvia, .donde el rayo de luna nos llegue.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Insomnia. Delirios prolongados


Al unísono, tu boca y la mía, dos astros perfectos. Si las lágrimas no existen, vienen lluvias, tormentas de fuego. Suenan las campanas, sentencias de acero, se me cuelan las horas, entre mis pobres silencios, la espera se hace larga, por esperar, me pierdo.
Percibo nubes blancas, en esta noche de muertos, el contraste con la luna, me desvela tus secretos, me desvela mis cirios, me desvela el sueño.
Me desangran los minutos, voy contando con los dedos, las mañanas que aún me quedan, de amaneceres despiertos.
No acaba nunca esta lucha, no puedo tocar el cielo, ya no me arrastras a subterfugios, pero aún me quemas por dentro.

martes, 1 de mayo de 2012

El reino de los cielos, temperaturas de infierno



Hurgando en los resquicios de tu estela, en el mar de mis estrellas, donde llueve y donde nieva, dónde duelen las certezas, de mi cielo y sus grandezas, la certeza de saber, que la vida ya no espera, que nos adelantó otra vez, que después nunca es tan bella.
Que nos vuelvan a mostrar, las leyendas verdaderas, cuando aún salía el sol, por las tardes, tras la niebla, celebrábamos los dos, grandes eran nuestras tierras... Y mirar al horizonte, y buscar nuestras reseñas, en el cielo de los vivos, y querer pasar las puertas, hacia lo desconocido, navegando en la inconsciencia.


(Fracasamos otra vez... mi señor de las tinieblas, siempre yo te esperaré, nunca apagues mi vela.)

lunes, 23 de abril de 2012

El haz de luz en la noche apagada



Y no es más que el reflejo de tu voz de madrugada, que el eco de tu mirada en la mañana... (De nuevo mis cartas están cambiadas.) Y ya no vives por que nunca sueñas nada, y ya no sueñas porque nunca vives nada.
Eres libre, tus cadenas son holgadas, estás preso, tu agonía es limitada.
Eres aire, escapando en bocanadas, eres fuego, con las fiebres exaltadas, eres lluvia, resbalando por mi cara.
Eres sol de enero, derritiendo en la mañana, eres tormenta de agosto, sofocando llamaradas; tus ojos del color del humo, colándose en mis ganas. Eres los nervios del día antes, eres mi calma más deseada.

viernes, 20 de abril de 2012

Las entrañas del diluvio

Es una lluvia misteriosa, con cierto sabor a pesadilla, la que resbala por mis mejillas, sin saber de dónde cae, si es de noche o si es de día... Me han vuelto a atrapar los fantasmas, me ha vuelto a embriagar la utopía, de tus sonrisas tardías, de mis palabras perdidas, en un mundo que no duerme, en un cielo que no brilla... pensamos una y otra vez, que la vida es corrosiva... Exaltando sin querer, el fervor de mis heridas, sumergiéndome otra vez, en mis aguas cristalinas.

viernes, 13 de abril de 2012

El cirio de mis mil madrugadas



Alumbrando las zonas de penumbra, las que quise omitir de la realidad, las que siempre incitas a mostrar.
Ya es como una necesidad imperiosa,como una marcha forzosa, como una fuerza atrayente, y encantadora.
Las mil lunas de las que te hablé, siguen mirándonos desde el celeste infinito, nos escuchan y nos guían, nos hablan, y dulcemente nos espían.
No hay más que aire en medio... sólo aire, lluvias de invierno, algunas montañas, y unos cien deseos bailando en el viento.
Del cielo caen dagas de hielo, afiladas diría por Efesto, lanzadas directas al pecho, en la noche perturban los sueños.
Rayos de luz infectos, susurran que otra noche ha muerto, escondo el cirio de tus desvelos.... Escucho latir algo en la mañana, pero tú... tú estás tan lejos. (...)

miércoles, 14 de marzo de 2012

Todos moriremos, en un mundo llamado "Miedo"


Arrinconados, por nuestras propias manos. Avanzando hacia el tornado sin remedio, sin espacio...
Miedo, siempre miedo; miedo de encontrarnos, pero más miedo de saber que nos buscamos.
Nos torturamos, prendemos cadenas a muros herrados; nos amarramos... nos imponemos límites y nunca, nunca avanzamos...
Nos lamentamos, tal vez de en su día, no habernos abrazado, cuando tuvimos todo... y todo entonces despreciamos.
Nos alejamos... de los llantos de invierno, de secarlos con las manos.
Nos olvidamos, de no haber vivido antes nuestros sueños aparcados...

lunes, 12 de marzo de 2012

Las olas del mar llevan tu nombre


Desciende fuerte la lluvia, desciende también por mis párpados, lentamente hasta el cuello, allí se pierde.
Me horada el pecho esta niebla... parece vacía, pero está cargada; cargada de tu silencio... No hay arma más mortal.
A golpe de vela... intentamos navegar por nuestro mar, nuestro, sólo nuestro. Ahora, el mástil nos sirve para salvarnos de las olas de la ira, del orgullo, del dolor... del terror de la obviedad.
Son más de tres y de cinco, y de cientos las palabras que lanzamos como llamas... de los días que pasamos escondidos en tu cama, nunca juntos... siempre entre nosotros el temor de la mirada...

miércoles, 22 de febrero de 2012

Atmósfera gris

Sólo humo... es cuanto veo a mi alrededor. No me disculparé... No, sé que no podía soportar más todo el peso, de un tejado mal construido, sobre muros firmes... se han resquebrajado.
Ignoramos por mucho tiempo pequeñas grietas... no hay suficiente cemento en el mundo para cerrarlas hoy...
No hay mas comodines, no hay más cartas en tu manga, tampoco en la mesa, probamos un cara a cara... un pulso contra el tiempo acabó golpeándonos... Se ha humedecido cada pared: debemos salir de aquí; los golpes anuncian los últimos minutos. (...)
Sólo humo.

martes, 24 de enero de 2012

Ya amanece



Espadas de luz sin estrenar, deseosas por nacer, ansiadas por atravesar todo a su paso, regeneran cuanto tocan, mágicas máquinas enérgicas, cargadas de niñez.
Bisagras oxidadas y chirriantes, frías sombras, respiración contenida; han sido ya tragadas por la garganta inmensa de la mañana.
Despertar y no pensar,
despertar, mirar, y volver a soñar,
despertar, besar y dormir,
despertar... mil veces dentro de otro sueño.
Así es despertar y verte.